• Somos

    Somos una empresa responsable, que cuenta con calidez y calidad profesional y humana, que basa principalmente; sus procedimientos en la ética.

  • Visión

    Reforzar las bases de la empresa para avanzar, hacer crecer nuestra comunidad médica y estár siempre dentro de los mejores estándares de calidad, basados en nuestra tecnología y modernidad, para poder avanzar cada día de la mano de la mejora de nuestros pacientes, que es nuestro principal objetivo.

  • Misión

    Brindar a los pacientes y médicos una atención basada en el profesionalismo y ética del personal médico, y administrativo de la empresa, mantener las instalaciones en óptimas condiciones, con tecnología de punta, que permita mantenernos en el más alto nivel de calidad y servicio.

Menu

Cálculos urinarios

  • alt text
  • alt text
  • alt text

La calculosis renal, llamada también nefrolitiasis o urolitiasis o litiasis urinaria, es una afección bastante frecuente que se presenta en los hombres con mayor frecuencia que en las mujeres. Es rara en niños y ancianos.

Los cálculos

Los cálculos son concreciones constituidas por sales urinarias, que se depositan alrededor de un núcleo primitivo, llamado núcleo litógeno (o sea, generador del cálculo). Dicho núcleo está formado por cuerpos extraños (gérmenes, coágulos), presentes en la orina, sobre cuya superficie precipitan otras sustancias orgánicas también presentes en la orina. El aspecto de los cálculos varía según su constitución química: algunos están formados predominantemente por oxalato de calcio, otros por ácido úrico o por urato cálcico, otros por fosfato cálcico o fosfato amónico magnésico. Los primero son de color oscuro, su superficie externa tiene un aspecto de mora, resultan opacos a los rayos X, y son pesados y duros. Los cálculos de fosfatos son los más ligeros, blanquecinos, de superficie lisa y bastante friables.

Los cálculos muy numerosos, pero muy pequeños, constituyen las arenillas, que se sedimentan en la orina apenas emitida, con aspecto de polvo rojizo. Al microscopio, aparecen formadas por cristales irregulares de ácido úrico o por cristales de oxalato de calcio, la arenilla oxálica.

Los cálculos se forman porque en ocasiones la orina contiene sales urinarias que se encuentran en solución sobresaturada y se mantienen en estado de solución, gracias a la presencia de ciertas sustancias orgánicas llamadas coloides protectores. Estos coloides podrían ser la albúmina, algunos derivados de los ácidos nucleicos y el ácido condroitinsulfúrico. Sin embargo, las soluciones sobresaturadas son inestables y cualquier pequeña alteración ocasiona la precipitación de estos coloides, alrededor de los cuales se van formando capa de las sales antes descritas. El aumento de la concentración de sales en la orina se puede deber a muchos factores: dieta inadecuada, ingestión insuficiente de agua, infecciones urinarias, estasis urinaria e hiperparatiroidismo.

Los cálculos pueden formarse y permanecer en un cáliz renal o, más frecuentemente, en la pelvis renal; pero son muy raros los cálculos que se forman también en el parénquima renal. Con el paso del tiempo, las concreciones tienden a hacerse cada vez más grandes, o se forman otras; con el aumento progresivo de volumen, el cálculo acaba por llenar el cáliz o la pelvis. Si el cálculo es muy pequeño puede suceder que sea expulsado a la vejiga, y desde aquí, en un segundo tiempo, al exterior con la orina.

Síntomas

En muchos casos los cálculos son asintomáticos. Sin embargo, si alcanza un cierto tamaño puede ocasionar un dolor continuo en la región lumbar, que puede tener períodos de remisión y otros de exacerbación, estos últimos coincidiendo, generalmente, con excesos físicos.

El trastorno más clásico de la calculosis renal está representado por el cólico renal. Generalmente, está relacionado con la movilización de un cálculo de la pelvis renal hacia el uréter: de ello se deriva un espasmo ureteral por irritación precisamente a nivel del cálculo, mientras que, por encima de él, se establece un estancamiento de la orina con distensión de la pelvis renal. Estos hechos se traducen en el cólico renal: bruscamente, el paciente es sorprendido por un dolor muy violento, que empieza, por lo general, en la región lumbar del mismo lado donde está el cálculo y se irradia hacia adelante y abajo, hasta alcanzar el muslo y los genitales externos. El dolor es agudísimo, por lo que el paciente está muy agitado, pálido, perlado de sudor, buscando una posición en que tenga la impresión de sentirse menos dolorido. El dolor no es precisamente continuo, sino que presenta ligeras disminuciones que se alteran con accesos vivísimos. Frecuentemente, hay náuseas, vómitos, cierre intestinal a las heces y a los gases. Este estado puede durar sólo algunas horas, pero puede prolongarse incluso algunos días. Luego, de pronto, el dolor cesa, bien porque el cálculo ha pasado a la vesícula, ha sido rechazado a la pelvis renal o se ha introducido en la pared del uréter, permitiendo que la orina pase sin obstáculo.

Otro síntoma de la calculosis renal es la hematuria, es decir, la presencia de sangre en la orina; por lo general aparece con el cólico o también aisladamente, tras excesos, y se debe a las lesiones que provocan los cálculos en la mucosa de la pelvis renal o del uréter. Dicha hematuria nunca es importante y, por lo general, cesa espontáneamente con el reposo.

La importancia del estancamiento y, por lo tanto, el grado de dilatación de la pelvis renal, depende de que el cálculo obstruya total o parcialmente las otras vías excretoras renales, En caso de obstrucción completa, hay una marcada distención de la pelvis y de los cálices renales, y este estado patológico tima el nombre de hidronefrosis. A consecuencia de ello, el paciente nota un dolor continuo e intenso en la región lumbar correspondiente. Pero más a menudo, el obstáculo sólo es parcial y, en consecuencia, la orina puede fluir, aunque sea con alguna dificultad.

Otras veces, los cálculos afectar a los nervios del simpático que regulan la excreción de orina produciéndose anuria, es decir, la interrupción de la excreción de orina, dejando bruscamente de funcionar ambos riñones. Este es un cuadro bastante grave que requiere una intervención médica inmediata.

En las personas ancianas, afectadas desde largo tiempo de calculosis renal bilateral, no es infrecuente que la evolución de la enfermedad conduzca a la insuficiencia renal. El parénquima renal, obligado, durante mucho tiempo, a trabajaren condiciones desfavorables, cada vez sufre más y, finalmente, ya no es capaz de eliminar las sustancias tóxicas que normalmente expele con la orina. El resultado final es que el organismo acaba por intoxicarse hasta llegar a la uremia, que es la acumulación de urea en la sangre.

Diagnóstico

El diagnóstico se establece a partir de la historia clínica y del examen físico y se confirma mediante exploraciones radiológicas.

Ya la radiología simple, sin medios de contraste, puede revelar la presencia de uno o más cálculos, con tal de que sean radiopacos: aparecen como imágenes redondeadas u ovales, o repiten el molde de la pelvis renal. Si los cálculos no son tan evidentes o no son radiopacos, se lleva a cabo una urografía o pielografía descendente, que consiste en inyectar por vía intravenosa un medio de contraste que se elimina por vía urinaria y realizar una serie de radiografías.

También puede ser de gran ayuda la denominada pielografía ascendente. Esta consiste en introducir un pequeño catéter en el uréter, a través de la uretra, para inyectar por él una determinada cantidad de una sustancia radiopaca: luego se realizan las radiografías. Gracias a estas exploraciones, puede llegarse a un diagnóstico seguro de calculosis renal.

El uso de la tomografíaabdominal pélvica, ha permitido de una manera más sencilla y menos invasiva el diagnóstico con mucha claridad de la litiasis urinaria.